Azotadores

Mostrando los 6 resultados

Productos 1 - 6 de 6. Productos en la página

Los azotadores, las fustas y los látigos disparan tu imaginación para obtener más dolor y placer

El azote puede requerir una mano firme, una fusta, un látigo de cuero, una paleta, una vara, etc. Puedes usar prácticamente cualquier cosa que se adapte a los deseos del que recibe los azotes.

Estos artículos han cobrado más importancia gracias a las novelas y películas como las de la saga de 50 sombras de Grey.

Los azotadores, las fustas y los látigos se han vuelto imprescindibles para todos aquellos que practican los juegos eróticos del BDSM.

Adelante, piérdete en un mundo de nuevas sensaciones y déjate llevar por los deseos más oscuros.

Tipos de azotadores

Existen 3 tipos diferentes de azotadores: las fustas, los látigos y las palas.

Las fustas son complementos muy versátiles y muy fáciles de manejar para la práctica del BDSM. Suelen producir un ruido muy excitante.
Normalmente están compuestos por un palo largo elástico (normalmente de cuero), con una cabeza (de cuero o de tela) que golpea la zona deseada. Con la fusta estas a medio camino entre golpe y caricia.

Los látigos son otro tipo de azotador. Normalmente más cortos y manejables. Disponen de un pequeño mango y con un cabezal formado por largas tiras de cuero, tela, goma, silicona, etc. que golpean de manera desigual. Si lo deseas, no dudes en usarlos contra el suelo como un domador, así tu esclavo sabrá quién es su dueño. Se requiere cierta destreza para utilizarlos.

Las palas son herramientas más cortas, normalmente formadas por una pieza con forma de aleta para golpear con precisión la superficie deseada.

Estos utensilios se están convirtiendo muy populares. Existen numerosas herramientas para azotar durante la práctica sexual.

¿Quieres saber más sobre los azotes o el spanking?

El spanking  viene del inglés. Hace referencia a los azotes o nalgadas siempre en la intimidad. Esta práctica se realiza con la mano, golpeando en los glúteos de tu pareja con fines eróticos. Puedes dar los azotes con diferentes niveles de intensidad.

El spanking implica una disciplina de dominación en la que una persona da las órdenes y el otro asume el rol de castigado que obedece a base de azotes. En esta práctica, es importante que ambos miembros de la pareja acepten su rol para alcanzar el máximo placer en el momento de tener relaciones sexuales. En esta práctica es indispensable el uso de fustas, látigos o palas.

Se trata de una práctica sexual que resulta un juego muy divertido y excitante para muchas parejas.

Es una práctica que no puede faltar entre los amantes del bondage o BDSM.

¿Crees que estás preparado para añadir un látigo o dos a tu vida sexual? A continuación, hemos reunido algunos floggers, paletas, látigos y fustas si quieres añadir algo de BDSM a tu vida sexual.

TE RECOMENDAMOS