Collares

Collares BDSM

El universo BDSM es tan vasto que tiene su propia simbología. El uso de collares es parte de sus reglas más básicas. Existen distintos tipos de collar, y cada uno viene a representar una instancia diferente en la relación de un sumiso y su amo o maestro. Este tipo de collares no deben confundirse con los que se utilizan durante una sesión.

Todo es parte del juego de dominación y entrega establecido entre las partes de la pareja. Aceptar el uso de determinados collares conlleva a aceptar cuestiones referidas a la fidelidad y la sumisión. Existen, básicamente, tres tipos de collar social: el collar de Consideración, el de Entrenamiento, y el de Propiedad. Los collares siempre tendrán algún elemento que determine el nivel en el que se encuentra el sumiso en relación con su amo.

Tipos de collares

El collar de consideración o collar de prueba. De acuerdo a su simbología, este collar indica que, tanto amo como sumiso, consideran la posibilidad de comenzar una relación de adiestramiento o propiedad. Desde el momento en que el collar de consideración es aceptado, quien cumpla el rol de sumiso deberá llevarlo siempre, hasta que concluya el período de prueba. Esta etapa sería el equivalente a un pre noviazgo. Este collar generalmente es de color negro, y no lleva candados.

Luego encontramos el collar de adiestramiento. Este collar da cuenta de un avance en la relación del amo y su dominado, se trata del segundo nivel en el BDSM, y equivale a un noviazgo formal o compromiso. El collar es más fino, generalmente de cuero, con una argolla. Este tipo de collar puede ser tanto moderno y llamativo, como sencillo y clásico. Este collar tampoco lleva candados ni placas. La aceptación de este collar implica otro nivel de compromiso entre las partes.

Finalmente, tenemos el collar definitivo o de propiedad. Es un equivalente al anillo de matrimonio. Es ofrecido por el amo al dominado, para demostrarle sus intensiones de querer tener una relación duradera de propiedad. Suele ser un collar más lujoso. Muchas veces se acompaña por una correa de propiedad con candado, o un anillo de O, que puede o no reemplazar al collar. Lleva, además, al igual que con perros y gatos, una placa para su identificación, con el nombre y datos del propietario, es decir, de su amo.

Si te interesa el BDSM, seguramente todo esto ya lo sabes, pero para quienes recién están comenzando a incursionar en este universo tan interesante como peculiar, o quienes sienten que definitivamente no es para ellos, todo esto puede resultar un poco difícil de comprender. Lo importante es entender que hay un consentimiento de ambas partes y, por sobre todo, un inmenso placer.

TE RECOMENDAMOS