Juegos de mesa

Mostrando los 2 resultados

Productos 1 - 2 de 2. Productos en la página

Juegos de mesa

El sexo y el juego son prácticamente sinónimos, permitirse disfrutar y jugar con nuestra sexualidad es la clave para vivirla plenamente. Para ello, las diversas opciones lúdicas (juegos de mesa) que existen; pueden ayudarte a que te animes, a desinhibirte y a cumplir tus fantasías más íntimas.

Los juegos de mesa sexuales son la forma ideal de combatir la monotonía y la falta de sorpresas en la cama. Tanto para jugar en pareja, como con un grupo íntimo de amigos, esta serie de juegos de mesa ofrecen tantas opciones como los juegos de mesa tradicionales; pero con el agregado de ese toque picante. Convierte tu habitación, o la parte que prefieras de tu casa, en un tablero de juego; y no te preocupes, en este tipo de juego nadie sale perdiendo.

Algunos de estos juegos te permitirán adoptar otros roles, desplegar y concretar tus fantasías, animarte a hacer cosas que siempre habías querido hacer con tu pareja. Son la excusa perfecta. Como en toda la línea de juegos sexuales, los de mesa tienen distintos niveles o intensidades. Estos niveles van desde los juegos de estimulación más sencillos e inocentes hasta ruletas o dominós completamente explícitos, que te indicarán en concreto las posturas sexuales que deberás realizar para conseguir avanzar en el juego.

Ideales para animar una reunión con amigos íntimos, que no tengan prejuicios a la hora de tener sexo, los juegos de mesa sexuales resultan mucho más estimulantes y originales que los juegos de cartas o de mesa tradicionales, los cuales ya todos conocemos demasiado bien.

Es importante establecer las reglas y que todos los jugadores estén de acuerdo, porque una vez que el juego comienza todo puede ser posible. Para aquellos que disfrutan del intercambio de parejas (swinger), este puede ser el puntapié inicial para una noche inolvidable. Dejar el control de nuestros encuentros sexuales en manos de un juego, y no saber qué estaremos haciendo dentro de un momento ni con quién, puede resultar el summum del placer erótico. ¡Anímate a probar! No te arrepentirás.

TE RECOMENDAMOS