Agrandar pene

Agrandar el pene

Desde tiempos inmemoriales, la cuestión del tamaño y grosor del pene ha sido un tema tabú. Muchas veces asociado a un tipo de raza o genética particular. Se ha llegado a creer que un pene de proporciones medias no puede llegar a satisfacer plenamente. Agrandar el pene.

Si bien el tamaño no es lo más importante al momento de encontrarnos íntimamente con alguien, la cuestión del largo genera inseguridades que no ayudan a la hora de lograr una erección. Nuestra mente puede ser el mayor estimulante o la mayor responsable de nuestros problemas en la cama. La falta de autoestima, la inseguridad, y la idea recurrente de no estar a la altura o no dar la talla, suelen ser con frecuencia una cuestión meramente psicológica. Sin embargo, afectan poderosamente nuestra vida.

Ningún hombre suele admitir que no está conforme con el tamaño de su miembro. Es una cuestión delicada que puede afectar su imagen viril frente a los otros. Existen por ello gran cantidad de métodos para lograr agrandar el pene, desde pastillas, sprays, aceites o complementos alimentarios, a mecanismos más complejos como las bombas de presión o los extensores mecánicos. Cada vez son más los hombres que recurren a alguna de estas formas de ayuda, y dado que en general los resultados obtenidos son muy satisfactorios, podemos garantizarte que quedarte de brazos cruzados no es la solución.

Todos los agrandadores de pene son sistemas discretos, en donde sólo el usuario sabrá que están allí.

¿Cómo elegir el agrandador de pene adecuado?

Actualmente, la variedad de productos es tan grande que resulta mucho más sencillo encontrar el sistema ideal que se adapte a nuestras necesidades. De acuerdo a su modo de uso, podemos hablar de cuatro categorías distintas de agrandadores de pene:

Cremas, sprays y aceites: Estos son los más fáciles de usar. Con extractos de plantas naturales, aminoácidos, y vitaminas, se aplican directamente sobre el pene. Al ser absorbidos a través de la piel, promueven la circulación sanguínea, lo cual ayuda a que el miembro aumente de tamaño. Además, muchos de ellos, permiten retardar la eyaculación, permitiéndonos disfrutar de sesiones non-stop.

Complementos alimenticios:  Se trata de suplementos alimenticios que permiten, gracias a sus componentes naturales, actuar directamente sobre los cuerpos cavernosos y tejidos del pene. De esta forma se estimula la circulación, la potencia sexual y el posterior crecimiento del miembro. Estos suplementos suelen contener L-Arginina, un aminoácido que ayuda a dilatar los vasos sanguíneos, obteniendo así un aumento en el grosor y largo del miembro erecto.

Bombas de vacío o bombas de presión: Capaces de ayudarte a lograr una erección en segundos, este tipo de agrandadores para el pene funcionan ejerciendo presión sobre las paredes cavernosas. Esto hace que aumente la circulación sanguínea y el miembro gane tamaño. Los hay de dos tipos diferentes, las llamadas bombas de vacío, que funcionan inyectando aire a través del bombeo manual, y los que se valen de la presión del agua para ejercer presión sobre el pene. Estos últimos, claro está, se utilizan en la tina.

Extensores de pene de tipo mecánico: Por último, estos extensores dilatan los tejidos del pene mediante una tracción mecánica. El sistema puede ir regulándose.

TE RECOMENDAMOS